Cuando nuestros clientes tienen claras las preguntas que necesitan resolver y quieren ir más allá de la lluvia de ideas, ponemos a trabajar su curiosidad a través de técnicas de generación, mejoramiento, evaluación y selección de ideas.

Nadie sabe más de una empresa que la gente que trabaja en ella. De allí que en nuestros procesos creativos involucremos de principio a fin a grupos de colaboradores de nuestros clientes, pues hemos aprendido que cuando se trabaja con expertos y decisores las soluciones suelen ser más adecuadas y llegan más rápido.

FORMATO

Sesiones de trabajo:
+ 2 horas mínimo por sesión
+ Grupos de hasta 10 personas.

PASO A PASO

1. Planteamiento de preguntas por resolver.
2. Ejercicios de calentamiento mental.
3. Generación de ideas.
4. Mejoramiento de ideas.
5. Análisis y selección de ideas (convergencia).

ENTREGABLES

+ Informe final.
+ Conclusiones y recomendaciones.

¿POR QUÉ SIRVE?

Porque el facilitador de la sesión es un agente imparcial que permite a todos los participantes proponer ideas libremente y sin juicios.


Porque nuestros clientes aportan experiencia, conocimiento y contexto, lo que favorece la generación de ideas factibles.


Porque logra superar la jerarquía al privilegiar la valoración de cada idea de acuerdo con su potencial, no con quien la haya propuesto.


Porque emplea diversas técnicas de cuestionamiento y co-creación para alcanzar grandes cantidades de ideas en poco tiempo.