5 RETOS DE LA CO-CREACIÓN

Tal vez este escenario te resulte familiar: en tu empresa deciden hacer una “lluvia de ideas” para buscar soluciones a un problema específico. Al llegar, quien dirige la reunión plantea el problema y con eso inicia una discusión en la que cada quien propone lo que se le ocurre y debate lo que proponen los demás. Alguna persona, usualmente la de rango más alto, se encarga de valorar (apreciar o desestimar) las ideas propuestas, mientras su asistente lleva un registro de lo conversado. Cuando se acaba el tiempo, cada quien regresa a su puesto de trabajo y listo. Hasta la próxima lluvia de ideas.

Por nuestra experiencia sabemos que, a grandes rasgos, esta es la forma en que la mayoría de las compañías abordan la co-creación. Así mismo, también sabemos que usualmente este tipo de reuniones no son particularmente útiles y son percibidas más como una imposición y una pérdida de tiempo que como una experiencia enriquecedora para tu empresa o tu equipo.

La realidad es que la co-creación es un ejercicio muy valioso para cualquier organización, pues permite abordar cualquier situación que haya que resolver desde diversas ópticas, cada una de las cuales tiene el poder de enriquecer las soluciones que se están buscando.

Sin embargo, para que la co-creación resulte efectiva de verdad es necesario que tu equipo consiga superar los siguientes retos:

  1. No perder el tiempo

Un buen trabajo de co-creación requiere dirección (alguien que mantenga vivo el interés y el dinamismo de la sesión), foco (un objetivo claro y específico) y una metodología que estimule la generación de grandes cantidades de ideas innovadoras.

  1. No ser mataideas

Se trata de una labor de autocontrol que requiere paciencia y tolerancia, pero que al final es la pieza clave de la búsqueda de ideas innovadoras, pues implica sacarle verdadero provecho a la diversidad de pensamiento de tu equipo y construir sobre las ideas de los demás, es decir, mejorarlas y refinarlas hasta convertirlas en ideas brillantes y con alto potencial de impacto.

  1. Ver más allá de las jerarquías

Adherir a las ideas, opiniones e iniciativas de los jefes es, casi siempre, el curso de acción más seguro. Pero, el hecho de ser jefe no garantiza que sus ideas sean siempre mejores que las de sus subalternos, por lo que es importante, en beneficio de todo el equipo, garantizar espacios en los que las ideas se puedan exponer, analizar y evaluar sin tener en cuenta de dónde provienen.

  1. Lograr acuerdos

Un buen proceso de co-creación debe generar espacios en los que todos los asistentes se involucren y participen en la toma de decisiones. De esta forma, es mucho más fácil alcanzar acuerdos que permitan continuar avanzando en el proceso de búsqueda de soluciones.

  1. Pasar a la acción

Es claro que no todas las ideas pueden ser buenas, o realizables, o sensatas. Por eso, tu equipo debe encontrar formas para analizar y seleccionar las ideas más adecuadas que representen una solución a la situación que desean resolver. De esta forma ya podrán contar con un plan de trabajo y poner manos a la obra.

Los equipos que aprender a trabajar juntos de forma eficiente y productiva y a disfrutar del proceso, no sólo generan ideas innovadoras y útiles para sus empresas, sino que además contribuyen con la creación de un clima laboral sano, en el que se respetan las opiniones y las diferencias y en el que nadie teme proponer, ni debatir.

Hace poco obtuvimos 142 propuestas de solución para un solo problema específico en una sesión de 20 minutos con 15 participantes: Co-creación efectiva.

Si quieres conversar más sobre este tema o sientes que podemos ayudarte a fortalecer tu equipo de trabajo o a generar ideas para solucionar alguna situación en tu empresa, no dudes en contactarnos.

Posted in Empresa, Equipo, Ideación, Taller and tagged , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *